Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘psicologia colectiva’

Solicitando trabajo en octubre de 1930

El Presidente del Gobierno de España declaró el día 5 de febrero de 2010, tras una caída de la bolsa española alrededor del 17% en el primer mes de 2010, que “nos encontramos en el umbral de la recuperación”.

Una afirmación de este tipo demuestra el total desconocimiento de los más básico mecanismos de funcionamiento de la economía y de los mercados financieros: históricamente, una caída de la bolsa y de los mercados financieros de semejante tamaño siempre ha sido suficiente para causar una contracción de la actividad económica y del empleo.

Debería quedar claro de los post anteriores en este blog que, según mi análisis, al día de hoy nos enfrentamos a una crisis económica global cuyas causas no se deben solo a los conocidos excesos financieros de la última década o a factores cíclicos de corto plazo.

En este post quiero empezar a explicar las razones que me levan a anticipar para los próximos meses una ulterior y brusca caída de la bolsa que nos llevará de cabeza a una depresión mundial de carácter deflacionario, de larga duración y gran magnitud. Apoyo mi razonamiento en las lúcidas y reveladoras teorías económicas de Dr. Robert Prechter, presidente de Elliot Wave Theorist.

¿Qué es una depresión?

Una contracción económica empieza con una caída e insuficiencia de la demanda de bienes y servicios en relación al nivel de producción de los mismos. Frente a esa caída e insuficiencia, los precios de los bienes y servicios bajan. La bajada de los precios indica a los productores que tienen que reducir y la producción y, como consecuencia, el nivel general de la producción cae.

Las contracciones económicas pueden ser de intensidad muy variables. Lo economistas definen solo 2: las “recesiones” y las “depresiones”. Basándonos en como los economistas han utilizados esa definiciones en el pasado, podemos llegar a la conclusión que la recesión es una caída moderada de la producción total, que puede durar entre pocos meses y un par de años. De otro lado, la depresión es una caída de la producción total demasiado profunda o duradera para poderla definir sencillamente recesión. Esos términos son evidentemente muy genéricos, cuantitativos e imprecisos. La teoría económica es incapaz de definirlas de forma mas precisa.

El alcance de la contracción económica que anticipo es demasiado grande para que se la pueda llamar una “recesión” como las que la economía capitalista mundial ha experimentado 11 veces desde 1933. Si mis predicciones son correctas, en el momento que la contracción termine ningún economista hesitará en definirla una “depresión”.

Las depresiones, bolsa y psicología colectiva

A la hora de aventurarse en el resbaladizo terreno de las previsiones económicas, podemos empezar por una observación: las caídas importantes de la bolsa siempre llevan directamente a una depresión. En el gráfico que adjunto, que representa la evolución del índice de la bolsa de Nueva York desde 1760 hasta la actualidad, podemos ver que ha habido depresiones económicas emparejadas con cada uno de los puntos en que se aprecia una caída de la bolsa de envergadura. En concreto, hubo depresiones de 1835 a 1842 y de 1929 a 1932.

La bolsa de valores es el espejo más sensible del estado de la psicología colectiva de la sociedad moderna. Cuando las masas se encuentra en un estado de optimismo colectivo, compran acciones y emprenden actividades productivas. Al revés, cuando las masas se encuentran en un estado de pesimismo colectivo, venden acciones y reducen sus gastos, actividades productivas e inversiones. Las tendencias en la economía real se manifiestan siempre con un retraso respeto a la evolución dela bolsa porque las decisiones que se toman en los puntos álgidos del estado emocional colectivo tardan tiempo en evidenciar sus consecuencias.

Podemos concluir que las tendencias psicológicas crean las tendencias económicas. Esta relación causal entre la psicología y la economía es el opuesto de lo que la mayoría de los economistas y de los analistas financieros suelen mantener. Sobretodo, resulta ser un marco interpretativo mucho mas eficiente a la hora de entender y anticipar la evolución de la economía que la, hoy en día muy cuestionada, teoría de los mercados eficientes.

En particular, ese gráfico pone de manifiesto que las caídas más brutales de la bolsa no suelen aparecer tras largos períodos de declino, que indican un lento proceso de deterioro, sino tras largos periodos de expansión económica y subida de los precios de las acciones. Las depresiones empiezan con una aparentemente impredecible inversión de una persistente subida de la bolsa.

Es el cambio brutal desde el creciente optimismo hacia el creciente pesimismo lo que desencadena la contracción económica. En los últimos meses hemos experimentado una subida puntual de la bolsa, en el contexto de un mercado bajista que durará muchos años paralelamente a un creciente pesimismo que dominerá la sociedad.

Desde luego, no nos encontramos en el “umbral de la recuperación”.

Read Full Post »